Su historia, también es mi historia...


Ser fotógrafo de matrimonios, no es mi trabajo, es mi pasión, y vuelvo personal cada reportaje que tengo el honor de documentar. Quiero que la experiencia acumulada por años, le sirva a cada pareja y les dé tranquilidad en su gran día, para que se dediquen a disfrutar y ser felices. No solo tomo fotos, soy un aliado, y mi mayor recompensa es verlos plenos y el cariño que me brindan. Ahí, y sólo ahí, decimos: "misión cumplida".

“Profesional, empático, cercano. Agradecidos de cada consejo. Fuiste un amigo más en todo este proceso. Fue una experiencia maravillosa, y lograste capturar cada momento y revivir sentimientos.”

“¡El mejor, simplemente un crack! Nos apoyó en todo, nos dio consejos. Más que un fotógrafo se convirtió en un gran amigo...”

“Un tipazo, muy alegre y chistoso, motivado y tiene muchas buenas ideas, siempre presente cuando lo necesitábamos. Sus trabajo es impecable...”

“¿Mejor fotógrafo o qué? A todo terreno y genial disposición, el resultado aún mejor de lo que podíamos imaginar. Con todo, ¡sino pa' qué!”

“¡Lo pasamos súper bien! Pedro es a todo terreno, fuimos a la nieve, y en un rato lo vi tirado, sí, tirado en la nieve, y no te imaginas lo que está haciendo hasta que ves las fotos. Es realmente bueno!!!”

“¡Excelente trabajo! Ultra profesional. Nos sentimos muy cómodos siempre y hasta nos olvidamos que nos seguía... ¡por lo que las fotos son muy naturales! Siempre atento a captar los mejores momentos!”

“Excelente trabajo, profesionalismo y preocupación. El apoyo que entrega es desde el primer momento con consejos y experiencia hasta el día del matrimonio. Atento a cada detalle.”

“Desde la primera reunión nos hizo sentir seguros. Dispuesto a lo que queríamos. Capturó los mejores momentos de nuestro gran día. Lo recomendamos una y mil veces.”

¿Aún tienen dudas?

¡Los ayudo a resolverlas!

Sígueme en Instagram