• Pedro Meza

No es egoísmo, ni caprichos, ¡Es su matrimonio!

Desde el momento que anuncien la decisión de unir sus vidas, vendrá una lluvia de felicitaciones y buenos deseos para los enamorados, y junto con eso, una montaña de comentarios y sugerencias (y en los casos más extremos, exigencias) para la organización de su matrimonio, convirtiendo muchas veces la aventura de planificar el gran evento en proceso tortuoso y estresante, pues de forma inconsciente los novios quieren agradar a todos los presentes, y ponen gran parte de su energía y esfuerzo en que cada invitado disfrute y se sienta cómodo.



¡Paciencia! Consentir a todo el mundo es imposible y será agotador. Claro que nunca están de más las recomendaciones de familiares y los amigos más cercanos, o bien, de los proveedores que elijan para acompañarlos en su gran día (acuérdense, el fotógrafo es el más importante), pero ante todo, hay algo clave que nunca deben perder de vista: ¡Es su matrimonio! Por lo que si quieren hacerlo de disfraces o con estrictas normas de etiqueta; ofrecer un banquete o una parrillada épica; invitar a mucha o poca gente; casarse en la luna o en el jardín de casa de la abuela; todo eso es su decisión y no es egoísmo, y nadie debe entrometerse en ello.


Les compartimos una pequeña lista y tips de los "conflictos" más comunes al momento de organizar un matrimonio y que normalmente son vistos como decisiones egoístas o caprichos de los novios por los invitados (o lo que no fueron invitados).


1.- Invitados sin pareja

Ya se embarcaron en la gran aventura de organizar (y costear) su matrimonio. Ese día inolvidable para ustedes querrán estar acompañados por las personas más importantes en sus vidas, o aquellos que han estado presentes a lo largo de su historia de pareja. Quizás en su lista de invitados hay grandes amigos/as de toda la vida, pero que por razones personales cambian de pareja con la luna, o están los compañeros de la oficina con quienes conviven a diario, pero no existe mayor relación con sus familias. ¿Realmente esas personas tienen "el puntaje" necesario para estar en su matrimonio? (Cada invitado, por mucho cariño que le tengan, come y toma, por lo tanto: cuesta).


2.- Sin niños.

Todos tenemos proyectos de vida distintos y seguramente entre sus invitados, muchos de ellos ya están en otra etapa y tienen uno o varios hijos. Es cierto que para ellos la vida se facilita y es mucho más conveniente que los inviten a todos juntos, pero un matrimonio con niños (especialmente menores de 10 años) conlleva una larga lista de complicaciones no solo para los papás que deben hacerse cargo de ellos y dejan de disfrutar el gran evento, sino para el resto de los invitados como "cuidarse" de no empujarlos/pisarlos e involuntariamente convertirse en niñeras de las bendiciones.



Otro punto muy importante a considerar en relación a los niños en un matrimonio, también ligado a la seguridad, está en que los proveedores no pueden hacer bien su trabajo, y en más de una ocasión he sido testigo de los accidentes que ocasionan, sin malas intenciones claramente, sólo que la curiosidad de ser niños y descubrir el mundo, los lleva a meterse en lugares que no deben (cocina, bajo el escenario o las mesas), o dejar cosas y juguetes botados (yo mismo me he caído con autitos o con un cabro'shico enredado en mis pies porque estaba gateando cerca de la pista de baile).


3.- Temas, colores y "demases"

Los festejados son ustedes. Los dueños del evento son ustedes. Si quieren decorar con fotos de su perro o ambientar el salón de eventos inspirado en el viejo oeste; pedirle a los invitados que se caractericen o porten accesorios de Star Wars (por favor me invitan si hacen eso), o decorar con listones rojos con puntos blancos, ¡háganlo! sin dudar y sin remordimientos. Es su gran evento y debe representarlos a ustedes, siempre habrá alguien a quien no le guste, y da lo mismo.


4.- Sólo por el civil

Seguramente a la abuelita y algunas tías les costará mas entenderlo, pero casarse por la iglesia no es una obligación y si ustedes sólo quieren hacer una ceremonia civil, adelante. Hablar de fútbol, política y religión siempre es complejo, pero casarse por la iglesia es una gran decisión que deben tomarla ustedes y nadie más, finalmente, lo más importante es el compromiso y juramento de amor que renueven cada día uno frente al otro y que se dediquen a ser y hacer feliz a su pareja.


5.- El "outfit" de los novios

Cuando escuchamos la palabra matrimonio, automáticamente imaginamos a una hermosa novia vestida de blanco y un elegante novio con un traje negro. Una imagen preconcebida que no es para nada obligatoria y sin importar lo que digan sus invitados y su familia, en su gran día pueden vestirse como ustedes quieran, sin seguir estándares.



Tomar estas decisiones no significa que sean caprichosos o egoistas. No quiere decir que no les importen sus invitados, simplemente están siendo prácticos y consecuentes con la decisión y aventura que emprendieron al organizar su matrimonio. Porque quieren ser felices y quieren hacer partícipes a sus invitados de esa felicidad que han construido en pareja.


¿Nos faltó alguna? Cuéntanos!!!


5 vistas

© Pedro Meza. Todos los derechos reservados. 2020