• Pedro Meza

10 cosas que no deben hacer las familias de l@s novi@s

Ya anunciaron que se van a casar y todo mundo saltó de alegría. La gran noticia que (aunque no lo reconozcan), las familias esperaban por mucho tiempo y desde ese momento, lo quieran o no, el núcleo familiar más cercano de ambos estará presente durante todo el proceso de preparación de su matrimonio.



En este proceso habrá varios personajes que participarán mucho más que otros, y lo harán de corazón, con las mejores intenciones y las ganas de aportar con un granito de arena (aunque parece una montaña en ocasiones) para que el matrimonio sea perfecto. (Especialmente las mamás de l@s novi@s).


Este artículo, por inverosímil que parezca, recoge las principales y más frecuentes infidencias que las novias y novios que han confiado en nuestros servicios nos han contado con situaciones que más allá de ser un aporte, fueron una gran piedra en el zapato. (Ojo, no quiere decir que siempre sea así, pero nunca está de más ponerse el parche, antes de la herida).


1.- Cuestionar la decisión

¿Pero hij@ estás segur@ que te quieres casar con el/ella? Esta es la peor pregunta que puede hacer una madre a su hij@ (especialmente después del anuncio). Es natural que la madre quiera proteger y asegurarse que sus hij@s tomen las decisiones correctas y están construyendo su felicidad, pero cuestionar en público o ser insistentes con el tema, lo único que va a conseguir será crear un ambiente de tensión y hasta ruptura de buenas relaciones entre las familias y hasta con sus hij@s.


2.- Divulgar la noticia antes que los novios

Es cierto que vivimos en una era donde la inmediatez de la información se ha vuelto un estilo de vida para todos, pero un gran error que cometen con mayor frecuencia algunas mamás (especialmente las que viven con el celular pegado a su mano) es difundir por redes sociales o llamar a familiares para contarles la gran noticia y le roban la emoción de la sorpresa y primicia a los novios, generando problemas incluso para la organización del evento ya que le informan a personas que no estaban consideradas, por ejemplo.



3.- Intervenir (o intentarlo) en la lista de invitados

Un gran error que comenten algunos familiares es involucrarse (o intentarlo) en la lista de invitados. Sí, puede recomendar o sugerir, pero no ejercer presión sobre los novios, usando como medida de presión que están ayudando con alguna coordinación o que están aportando con recursos (especialmente si es regalo o iniciativa propia). El matrimonio es de los novios, y ellos deciden a quien invitan. Punto.


4.- No cumplir con compromisos adquiridos

La aventura de planificar un matrimonio lleva meses (o años en algunos casos) y los novios siempre agradecerán todo el apoyo posible, dentro de los límites que ellos mismos ponen, por lo que un gran y terrible despropósito es que cualquier familiar o amigo cercano que se ofrezca a ayudar con alguna coordinación o gestión y no cumpla con ella, se convierte en un problema y estres gratuito para los novios y gatilla en problemas familiares y hasta de salud.


5.- Decidir por los novios

Es fundamental que las familias acompañen a los futuros esposos en todo el proceso de organizar el matrimonio, pero esa compañía no debe traspasar los límites de confianza y mucho menos tomar decisiones por cuenta propia. Son sus hij@ y herman@s, pero eso no les da ningún derecho de, por ejemplo, mandar a hacer la torta de matrimonio, o contratar al fotógrafo sin consultarles primero a los novios, aunque sea un regalo.


6.- Suegras y mamás no organizan la despedida de soltera. Punto.

Aunque en ocasiones hay muchísima confianza entre la novia, su mamá y su suegra, ambas madres no deben tomar las riendas de la organización, ni desarrollo de la despedida de soltera. Esa es una tarea que generalmente la asumen las amigas de la novia. Es una actividad de encuentro y diversión en un código que sólo se entiende entre amigas. Eso no significa que mama, suegra, hermanas y cuñadas puedan estar invitadas, pero hay detalles e incluso "pactos" que entre amigas se han hecho durante años y que son motivo de celebración.



6. Criticar decisiones de los novios

Si no les gusta el salón de eventos, el fotógrafo, la fecha, o el vestido y traje de los novios "calladitos se ven más bonitos". Cada uno de los detalles en el matrimonio son del gusto de los novios y ellos saben por que los eligieron. Para cada servicio o detalle presente en ese gran día, la pareja invirtió mucho tiempo, energía y recursos para poder tenerlo y ofrecerle a sus invitados.


7.- Hacerse los ofendidos

Los meses previos al matrimonio son de gran estrés para la pareja (especialmente para la novia), y lo que menos quieren, aparte de las miles de decisiones que deben tomar en el proceso, es enfrentarse a grandes egos lastimados y actitudes infantiles como la "Ley del hielo", por cosas tan simples como contratar servicios que no eran los que habían recomendado o no haber invitado a x familiar a las pruebas de vestido o involucrarlos en la decoración del salón de eventos.


8.- Colgar la ropa sucia en el matrimonio

Sin importar si son familiares cercanos o amigos del toda la vida de los novios, nadie debe revelar secretos de la pareja como discusiones o asuntos privados. Hay infinidad de temas de conversación mucho más interesantes que transgredir la intimidad de la pareja.


9.- Pasarse de copas

Independiente que sean su familiar más querido, por simple educación y respeto a los novios y el resto de los invitados, embriagarse durante la celebración es una de las peores "caídas" que pueden tener, especialmente los padres y hermanos de cada novio, pues son extraoficialmente los segundos anfitriones.


10.- No asistir al matrimonio

A menos que sea un caso de extrema urgencia, los novios invierten una gran cantidad de tiempo y energía en armar la lista de invitados y si están ahí es porque son importantes para ellos. No asistir, especialmente sin avisar los motivos y habiendo confirmado previamente su presencia, es una falta de respeto para los recién casados y una piedra en el zapato que no podrán sacarse jamás.


Este artículo no tiene intención de alarmar ni poner bajo la lupa a nadie, sólo busca compartir experiencias de otros novios y que de forma coincidente les ha ocurrido a varias parejas.


¿Nos faltó alguna? Cuéntanos!!!

66 vistas

© Pedro Meza. Todos los derechos reservados. 2020